¿Por qué nadie nos tiene en cuenta?

Nuestros padres rara vez piensan en nosotros mientras están enfrascados en sus batallas. Menos aún consultan nuestra opinión o la tienen en cuenta.

El personal de los juzgados debería velar por nuestros intereses. Sólo somos un expediente más al que hacen el mismo caso que a los demás.

Para los jueces que llevan casos de familia, nuestro bienestar debería ser la principal preocupación. Salvo excepciones honrosas suelen decretar nuestra orfandad artifical de uno de nuestros padres y de toda la familia extensa.

Incluso el fiscal tiene entre sus funciones ejercer como abogado que defienda nuestros intereses. Suele brillar por su ausencia a pesar de la obligación legal de ser parte en el procedimiento.

Los políticos no sólo saben que no votamos sino que tampoco protestamos. Ni piensan en nosotros.

Nuestros padres, y nosotros mismos, pasamos por la cadena de montaje de esta industria del divorcio sin que se tengan en cuenta nuestras necesidades.

Hemos de cambiar esta situación tan ilógica como dañina y perjudicial.

Fotos

N

 

 

 

a

Colabora con nosotros.

Página en construcción. Disculpen los errores.